Recursos Humanos, Ubicación 2

Premio Nobel de Economía 2021 para analistas del mercado laboral

Los economistas David Card, Joshua Angrist y Guido Imbens recibieron la semana pasada el Nobel de Economía por «sacar conclusiones de experimentos inesperados» y aplicarlos al análisis del mercado laboral, informó la Real Academia de las Ciencias Sueca.

Los galardonados demostraron que es posible responder a cuestiones relacionadas con las inmigraciones, los salarios, el empleo y la educación mediante experimentos naturales.

Estos experimentos se basan en situaciones de la vida real para calcular los impactos, en un enfoque que desde la década de los 90 ha revolucionado la investigación empírica en todos los campos de la ciencia.

David Card es un economista canadiense especializado en el análisis de los efectos del salario mínimo, la migración y la educación en el mercado laboral.

Al mencionar a Card es indispensable recordar al economista Alan Krueger que en el año 2019 tomara la trágica decisión de suicidarse. Juntos estudiaron en los años 90 la relación entre la suba del salario mínimo y las contrataciones.

Un experimento sobre restaurantes en New Jersey y Pennsylvania demostró que el aumento del salario mínimo no supone necesariamente una reducción del empleo, contradiciendo las tradicionales ideas que sostenían que el aumento del salario mínimo provocaba siempre efectos negativos en el nivel de empleo.

Joshua Angrist es un economista israelí estadounidense estudió el reclutamiento de soldados para Vietnam –que al ser por una lotería produjo una distribución al azar– y con este universo midió las dificultades de reinserción laboral de los veteranos.

Guido Imbens es un economista holandés estadounidense se centró en desarrollar metodologías y marcos que ayuden a los economistas a utilizar situaciones de la vida real. Junto a Angrist elaboró el modelo que ante eventos y situaciones del mundo real en condiciones controladas para estudiar los efectos de los cambios clave.

Si bien no fue motivo del nobel, de Imbens merece mencionarse también el estudio junto a Donald Rubin y a Bruce Sacerdote para estudiar el impacto de los ingresos no laborales en la oferta laboral.

Previous ArticleNext Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: